• 05/06/2023 18:33

Eliminando el «elemento sorpresa» se entorpecen y se hacen más difíciles los desahucios, dicen los sindicatos policiales

Tiempo estimado de lectura: 2 minutos, 15 segundos

«La [nueva Ley de Vivienda] perjudicará y entorpecerá nuestro trabajo de manera evidente», según Víctor M. Vigil, secretario general de la Confederación Española de Policía (CEP). Porque se pierde el «elemento sorpresa», lo que pone en riesgo la seguridad de los agentes de policía.

«Si hay incidentes planificados previamente para entorpecer o impedir el desalojo pueden derivar en alteraciones del orden público y poner en riesgo a terceras personas», ha añadido el portavoz de la CEP. Disiente con que se tenga que se tenga que «comunicar fecha y hora del lanzamiento».

«Estamos ante una novedad innecesaria y que supone un obstáculo muy importante para la labor de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad», ha remarcado.

Varios sindicatos de Policía Nacional y asociaciones de la Guardia Civil recelan de la nueva Ley de la Vivienda, aprobada por el Congreso de los Diputados.

La crítica es generalizada porque el Gobierno no ha tenido en cuenta sus opiniones, como ya ocurrió con la malograda reforma de la llamada «ley mordaza», de seguridad ciudadana.

EN UNAS LEYES SE PIDE SU OPINIÓN Y EN OTRAS, NO

Como ejemplo contrario, citan el caso de la Ley del Deporte, donde sí se contó en su día con la aportación de representantes de las Fuerzas de Seguridad.

«No pedimos condicionar la agenda política de este país pero sí que se nos escuche cada vez que se plantee un cambio legal que pueda perjudicar nuestros cometidos. Entre otros motivos, para evitar riesgos jurídicos en nuestro trabajo y poder garantizar la integridad de los policías en intervenciones que, como ocurre con las usurpaciones de viviendas, plantean riesgos operativos evidentes», ha añadido Vigil.

«La nueva Ley de Vivienda no hace más que ahondar en la inseguridad que ya sufren los policías ante este tipo de situaciones», ha apuntado en declaraciones a Europa Press Hugo del Prado, portavoz de JUPOL.

Según este sindicato de la Policía, con esta norma «no podrán intervenir por sorpresa al tener que comunicar el día y la hora con antelación a la intervención policial para el desalojo de la vivienda ocupada».

La nueva ley incorpora una batería de modificaciones legales para dificultar los desahucios de personas en situación de vulnerabilidad económica, especialmente cuando el arrendador sea un gran tenedor de inmuebles, y se impedirán desalojos cuando no se haya intentado un acto de conciliación. Desde el Ejecutivo se ha subrayado la diferencia entre actuaciones por impagos y aquellos casos en los que se actúa contra ‘okupas’.

Tanto el Sindicato Unificado de Policía (SUP) como la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) han insistido en esto último al reclamar al Gobierno acabar con las «lagunas» a través de «protocolos e instrucciones claras y con garantías jurídicas» para los agentes.

«Los guardias civiles trabajan para garantizar el respeto a la ley y la protección de los derechos de los ciudadanos y, en este sentido, defendemos la necesidad de dotarlos de los recursos y herramientas necesarios para combatir eficazmente la ‘okupación’ ilegal», ha señalado el portavoz de AUGC, Pedro Carmona.

INSTRUCCIONES DE 2020

En septiembre de 2020, tanto la Fiscalía como el Ministerio del Interior dictaron sendas instrucciones para unificar los protocolos de actuación frente a la ‘okupación’, tanto en allanamiento como usurpación, pero ya entonces los principales sindicatos reaccionaron con frialdad al entender que «no aportaba nada nuevo» y mantenía la inseguridad «personal y jurídica» para los agentes actuantes.

Las denuncias por estos delitos de ‘okupación’ bajaron un 3% en 2022 y un 11% en el primer trimestre de 2023, aunque 2021 marcó récord con 17.274 casos, según datos del Sistema Estadístico de Criminalidad del Ministerio del Interior. Cataluña sigue de forma destacada a la cabeza al contabilizar 1.673 casos hasta el 31 de marzo, el 42% del total.

Frente a las críticas de los principales partidos de la oposición, la ministra portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, ha sostenido que la nueva Ley de Vivienda no dificulta desalojos en viviendas, recordando además que el Ejecutivo tramita dentro de la Ley de Eficiencia Procesal mecanismos para en 48 horas «expulsar a los ‘okupas’ con k que acceden ilegalmente a las viviendas».