• 30/11/2023 09:36

Albert Ferré (Global Legaltech Hub): «GLTHday es un evento idóneo para profesionales que quieran saber qué va a pasar en los próximos años»

Tiempo estimado de lectura: 8 minutos, 23 segundos

The Day After AI (El día después de la IA) es el título de la tercera edición del GLTHday, un evento centrado en el futuro de la tecnología legal, organizado por el Global Legaltech Hub. Este evento, que se celebrará los días 25 y 26 de octubre en formato híbrido en la madrileña Fundación Telefónica, se ha convertido en una cita referente a nivel mundial en legaltech, con un programa presencial y más de 24 horas de contenido online que se podrán seguir en directo desde todo el mundo. Para conocer más detalles hablamos con Albert Ferré, Vicepresidente y Director General de esta iniciativa que está creciendo imparablemente y de forma sostenible.

(Albert Ferré, Vicepresidente y Director General del Global Legalteh Hub)

Albert, empiezo con el cuchillo entre los dientes. ¿Legaltech aburre, es previsible, empieza a cansar?

Si vemos legaltech únicamente como tecnología que emplean los abogados, no es que sea cansino, es que es añejo. Como dice nuestra Presidenta, Laura Urquizu, nosotros vemos legaltech con un foco amplio, y en eso coincidimos con vosotros, Derecho Práctico. Eso significa que sí, que vemos legaltech como tecnología aplicada a los despachos, pero también a las personas. Y también creemos en las metodologías: para nosotros legaltech también engloba, por ejemplo, legal design. Muchos pueden pensar que legaltech en sentido estricto es sólo software para las profesiones jurídicas, pero para nosotros es todo aquello que utilizamos para dar acceso a la Justicia mediante innovación. Lo vemos así de amplio, y eso no cansa ni aburre.

Imagina que eres ChatGPT y te pido un resumen de lo que va a ser GLTHday 2023…

En resumen, GLTHday irá del futuro. No vamos a hablar del presente, porque somos conscientes de lo que tenemos en nuestros despachos y asesorías jurídicas. Hablaremos del futuro desde la óptica de las personas, de las organizaciones y del mundo que nos rodea. Será el primer GLTHday que hable del futuro con una visión absolutamente 360. Te adelanto que abordaremos el B2B, como otros años, pero muy especialmente el B2C, que para nosotros es la última frontera, como se decía en Star Trek.

Podríamos decir que tienes una fijación especial con el B2C. Te hemos oído decir en más de una ocasión que sin mayor desarrollo de proyectos B2C el ecosistema legaltech no ofrecerá su mayor potencial.

Clarísimo. Hablo en boca de los compañeros del Global Legaltech Hub que están más en el área de negocio: lo que vemos es que la tecnología tiene sentido en cuanto contacta con las personas, ya sea a nivel interno o externo. La tecnología legal tiene que estar pensada como una finalidad. Es decir, ¿para qué hacemos esto? ¿Lo hacemos para tener un mundo mejor, más accesible, más justo? Desde el GLTH creemos en propuestas y buscamos proyectos a través de los cuales podamos conseguir objetivos como los forman parte del acceso a la Justicia y que sean capaces de llegar a toda la sociedad.

Recientemente, Sara Molina nos dijo en Legal Hackers Summit que lo más importante de la innovación es que tenga un sentido, que tenga una finalidad…

Totalmente. Innovar por innovar al final es cubrir el expediente. Innovar por objetivo es aquello que creas cuando has detectado un problema. Ante el dilema tecnología que busca problemas o problemas que buscan tecnología, soy partidario de esta segunda opción. Problemas que buscan solución y, a veces, la tecnología es una solución.

«Desde el GLTH creemos en propuestas y buscamos proyectos a través de los cuales podamos conseguir objetivos como los forman parte del acceso a la Justicia y que sean capaces de llegar a toda la sociedad»

En la nota de prensa que publicamos sobre el GLTHday, afirmas que “en el marco del GLTHday, daremos a conocer un proyecto a tres años vista, que reúne los profesionales más importantes del ecosistema legaltech”. Imagino que nos harás una cobra, pero ¿podrías adelantarnos algo de ese proyecto?

Puedo avanzar que es un proyecto tangible, no es del tipo ‘vamos a organizar unas charlas’. Es un proyecto a 1.000 días creado por personas que trabajan con tecnología y que tiene como objetivo dar una visión diferente a la que podemos tener en nuestro día a día. Será como si pudiéramos mirar a través de un agujero hacia el futuro, esa es el objetivo de este proyecto en el que llevamos trabajando un año con mucha gente acompañándonos, y que creo que os encantará.

Seguimos con la nota de prensa mencionado, y en ella vemos interesante lo que cuenta vuestra Presidenta, Laura Urquizu, que también es CEO de Red Points: “Hemos ampliado aún más nuestra mirada para proporcionar a los asistentes una experiencia de valor en torno a lo que el ecosistema de legaltech puede ofrecer”. Dar una experiencia de valor a los asistentes es fundamental para que el evento sea realmente productivo. Es decir, que los profesionales, que invierten su valioso tiempo en ese evento, no sólo asistan, sino que también participen.

La primera experiencia de valor este año es que, así como en 2022 tuvimos una sesión de networking, este año tendremos cuatro. Es decir, si quieres conocer a gente de este ecosistema, este es tu evento. Y serán profesionales con cargos y responsabilidades muy concretas: será un evento muy orientado a personas que toman decisiones en sus organizaciones a nivel estratégico. Será un evento idóneo para personas que quieran saber qué va a pasar en los próximos años. Y finalmente te diré que hemos preparado una sorpresa final, sobre la cual solo puedo adelantar que los asistentes podrán tocar tecnología, y que hemos invitado a un científico muy reconocido para que nos hable del futuro, pero no del futuro del legaltech, sino del futuro de la humanidad.

Como no podía ser de otra manera, otro de vuestros focos estará puesto en la inteligencia artificial, muy especialmente la generativa. Os conocemos y estamos seguros de que no os vais a limitar a lanzar mensajes del tipo ‘esto ha venido para quedarse, es un antes y un después, etc.’.

Exactamente. Vamos a aterrizar el discurso para saber cómo se está aplicando, o cómo no se está aplicando. Muchas veces es más importante qué es lo que no hace que lo que puede hacer. Pero no creas que le vamos a dar mucho más espacio a la IA porque queremos situar el evento después de ella, como quiere transmitir el título, The Day After AI. Habrá un momento en el que la inteligencia artificial se va a comoditizar. Ya no hablaremos tanto de ella, como ahora tampoco hablamos, por ejemplo, de la nube. Plantearemos nuevos modelos de gestión y de proyectos en las firmas, y en este sentido os recomiendo tables como la que moderará Anna Marra centrada en la transformación de las operaciones legales con tecnología, y otras que versarán sobre el futuro de los usuarios que necesitan servicios legales, o de cómo se han transformado otros sectores como el sanitario o el financiero.

Karol Valencia nos comentó hace unos días su experiencia en la Legal Geek Conference de Londres, y destacó la gran cantidad de vendors que estaba allí presentes especializados en automatización de contratos, CLM… ¿A qué crees que se debe el crecimiento de esta área de la industria legaltech?

Creo que lo que se intenta es acaparar masa crítica para una posterior compra por parte de los vendors generalistas. O sea, intentas coger tamaño para que cuando llegue una opción de compra valgas más. Aquí, en realidad, la competición no va a ir por abajo, va a ir por arriba. Eso no quiere decir que haya una oportunidad real, significa que hay una tecnología desarrollada, que ahora mismo con la IA está en peligro. Entonces, a nivel de negocio, lo que se hace es intentar ganar volumen para que cuando llegue esta operación puedas tener un mayor valor. Al final, el objetivo de una startup, normalmente y hasta la pandemia, era venderse, aunque ahora se dice que quieren ser sostenibles y acabar siendo empresas.

«Muchas veces es más importante qué es lo que no hace la Inteligencia Artificial que lo que puede hacer»

Abundando en lo que dices, hemos hablado con diversas startups legaltech que no se cortan un pelo al confesar que su objetivo es la venta, conseguir un exit aceptable de cara a sus inversores.

Crecer, coger tamaño y vender la base de datos a una empresa que lo pueda convertir en negocio, ya que como startup pierdo dinero. Pierdo dinero porque no tengo la masividad que pueda tener esa empresa. Así era hasta la pandemia, como decía. A partir de la pandemia, el dinero se vuelve más caro y ello te obliga a que tengas que devolver la inversión. Ahora la startup tiene que ser rentable: recortar en marketing, en comunicación, en aportación de valor al cliente para encontrar el break even.

¿Cómo ves el tejido inversor hacia el ecosistema legaltech? Parecía que estaba animado con todo el hype último de la IA, pero da la impresión de que está perezoso, tal vez miedoso por lo que está pasando en el mundo.

El dinero, normalmente, es cobarde, especialmente cuando soplan vientos en contra. Le gente se piensa mucho dónde pone el dinero. En primeras rondas, en seed, es relativamente encontrar inversión, pero en rondas más avanzadas, cuando estás más cerca de vender el producto, no tanto. Eso pasa muchas veces porque el proyecto estaba pensado para 2020 y ya no funciona como modelo 2023. Hay muchísimo capital, pero sirve para otras cosas. También hay mucho crecimiento de compra, startups que compran otras startup que se encuentran en un mal momento. ¿El dinero es perezoso? Sí. ¿En legaltech especialmente? No necesariamente, aunque hay un informe que indica que se ha producido una caída, pero habría que ver el muestreo que se ha hecho, en qué países, etc. Eso sí, está claro que no somos los primeros de la clase: la tecnología puntera está en otros sectores. Están por ejemplo en healthtech, en fintech, porque van al consumidor final. Y aquí volvemos a la importancia del modelo B2C, que es cuando te metes en el bolsillo de las personas. Y al final esa conexión con el usuario final es la que aporta valor, ya que has desintermediado.

Volvamos al GLTHday, Albert. El espacio donde lo organizáis, Fundación Telefónica, os viene realmente como anillo al dedo para vuestros objetivos.

Es genial. Está en el centro, muy bien comunicado y con buena infraestructura porque vamos a tener que conectar con países y profesionales de los cinco continentes. Además, es cómodo para nuestros socios, muchos de los cuales podrán acercarse andando. Queremos que el GLTHday sea una alegría y no un pesar, una obligación, y conseguir el efecto wow en los participantes.

Háblanos de lo que tenéis planeado alrededor de la abogacía in house, un colectivo al que defendemos a muerte porque, en general, están muy poco visibilizados, escasamente reconocidos y con una carga de trabajo bestial.

En el GLTHday creo que vamos a tener una representación enorme de abogacía in house. Al final el problema es que los in house utilizan tecnología de sus casas, de la que son cautivos, y no les permiten crear tecnología como ocurre en los departamentos legales de Carrefour o Iberdrola, que son miembros del GLTH. La clave es que departamentos legales que sean valientes hay muy pocos.

Cuando dices valientes, te refieres a que sus directivos sean capaces de empoderarles…

Exacto. La mayoría de abogados in house tienen voluntad de adoptar innovación, metodologías y tecnología para mejorar su trabajo, y es la dirección general quien tiene que darles todo el apoyo en su proyecto de eficiencia. Esa dirección que empodera a su departamento legal es muchas veces la que genera el cambio entre departamentos jurídicos del futuro y del pasado.

Interpretamos que la elección de este espacio, que por cierto seguro que supone una inversión importante, está asociada a una serie de movimientos en el GLTH que lo orientan hacia una mayor profesionalización, como es tu reciente nombramiento como director general y otras incorporaciones en la escala intermedia de la organización. Eso creemos que era muy necesario, y de igual manera nos parece muy plausible que se haya demostrado con el tiempo que este hub no es el negocio de los players legaltech que lo impulsaron, sino una verdadera iniciativa de coopetición, un concepto que te gusta emplear. La prueba de lo que digo es que da la impresión que la mayoría de la gente sólo conoce como miembros del board a ti y a Laura Urquizu. El resto, grandísimos profesionales que lideran prestigiosas empresas, pasan más desapercibidos como auspiciadores del GLTH.

Global Legaltech Hub nació con un objetivo muy claro desde el principio: necesitábamos un espacio neutral donde actuar, un espacio donde no tenga cabida el negocio particular, donde entren problemas y salgan soluciones. Fuimos diecinueve miembros fundadores, y todos eran competencia entre ellos. Como decías, es un espacio de coopetición, de cooperar entre competidores, pero al final lo que hemos creado supera esas expectativas. Las empresas y entidades que forman parte del GLTH han encontrado un territorio en el que pueden encontrar respuestas a sus problemas. Pero personalmente creo que nuestro proyecto paradigmático es el advisor board. Lo conforman cincuenta personas de todo el mundo que tienen una visión común: si alguien me pregunta, le voy a responder.

El otro gran reto puede ser la de fortalecer esa G que encabeza vuestra marca, ese carácter global. Hemos visto desde fuera los esfuerzos que hacéis en ese sentido, y el advisory board es un ejemplo clarísimo de ello. Ese carácter internacional, ¿se ha notado en las nuevas incorporaciones de miembros en el último año? ¿Se percibirá en el GLTHday?

Para que te hagas una idea, en el último mes han entrado 24 nuevos socios al GLTH. De esos 24, sólo un 20% son españoles. Se ha notado ese incremento incluso en los miembros a título individual, que únicamente pagan 4 euros al mes. Al final, el GLTH es una entidad sin ánimo de lucro, pero también, como bien dicen en Women in a Legal World, sin ánimo de pérdida. Es decir, no podemos hacer nada que pueda tener una carga negativa, no podemos hipotecar la organización por ningún reto. Lo que hacemos es compartir conocimiento, juntar personas: comunicar, conectar y cocrear.

Para fortalecer ese carácter global, ¿crees que sería relevante que algún día el GLTHday se celebrara fuera de España? ¿Tenéis alguna idea al respecto?

Sin duda. Creo que el objetivo en los próximos años es que los eventos presenciales también se celebren en otros continentes. Porque tenemos claro que debemos seguir en Europa. Al final somos un eje muy importante, a nivel no sólo tecnológico sino también legal. Queremos ser un referente a nivel compliance, en protección de datos, en IA. Europa es la bisagra entre dos mundos. Nuestro proyecto nació en Europa, con su visión abierta al mundo, a las personas, a los derechos fundamentales. Por todo ello no descartamos que ya en 2024 organicemos eventos en otros continentes.


Artículo de José Mª Fernández Comas publicado en https://www.derechopractico.es/albert-ferre-global-legaltech-hub-glthday-es-un-evento-idoneo-para-profesionales-que-quieran-saber-que-va-a-pasar-en-los-proximos-anos/