• 07/12/2022 16:47

Puertas abiertas en el Supremo: los magistrados explican su trabajo y se representa teatralmente un juicio

Tiempo estimado de lectura: 5 minutos, 5 segundos

Como cada año desde 2005, el Tribunal Supremo realiza una Jornada de Puertas Abiertas para que cualquier ciudadano que tenga interés en conocer el edificio, pueda visitarlo. Se podrá asistir hasta el sábado 29 de octubre.

Estas jornadas permiten descubrir el patrimonio histórico y artístico del edificio como, por ejemplo, el Salón de los Pasos Perdidos, el despacho oficial del presidente del Tribunal Supremo, conocido como La Rotonda o algunas de sus Salas.

También están dedicadas a los más pequeños. Pues a ellas han asistido una gran cantidad de colegios para presenciar juicios teatralizados en los que han participado como protagonistas con el objetivo de que tengan un primer acercamiento al mundo de los tribunales y que conozcan sus derechos.

En esta ocasión, el Supremo ha tirado, literalmente, la casa por la ventana, involucrando en este esfuerzo de acercamiento y de transparencia involucrando a ocho magistrados del Alto Tribunal, que han explicado a los jóvenes visitantes la importancia de este órgano judicial: Manuel Marchena, presidente de la Sala de lo Penal, Andrés Martínez Arrieta y Antonio del Moral –pertenecientes a esa misma Sala–; Luis María Díez-Picazo, Eduardo Calvo y Diego Córdoba Castroverde, de la Sala de lo Contencioso-Administrativo; y Pedro José Vela y José Luis Seoane, de la Sala de lo Civil.

Luis María Díez-Picazo, magistrado de la Sala de lo Contencioso-Administrativo, explicando a los visitantes la naturaleza de su Sala. Foto: Poder Judicial.

Representación teatral en el Supremo de un juicio para niños

El presidente en funciones, Francisco Marín Castán, ha abierto el acto. Se ha mostrado cómodo y cercano con los jóvenes y les ha explicado el funcionamiento de la Justicia. Como ejemplo, ha puesto el rol de los padres, de los árbitros y hasta del VAR. «Pasa un poco lo mismo. Cuando hay un conflicto entre personas porque alguien ha hecho algo que está mal tiene que intervenir un juez para decir si le corresponde un castigo», ha señalado.

Han presenciado una representación teatral en la Sala de lo Penal de cómo es un juicio a las 09:30 horas de la mañana. En este caso, la temática era el acoso escolar tanto en el colegio como en las redes sociales.

Para la representación, se ha contado con la participación de dos actores que han ejercido de juez y fiscal y los niños, que han representado al culpable, testigos, abogados y magistrados.

En ella, los alumnos han podido observar cómo es el día a día en los tribunales aunque «teatralizado» ya que algunas escenas no se darían en la vida real. Como, por ejemplo, que un fiscal se ponga de pie, pues sólo se da este supuesto en juicios en los que existe la presencia de jurado (que en este juicio ficticio, no era el caso); los testigos sólo entran a Sala cuando van a declarar (lo han permitido para que el niño pudiese contemplar todo el desarrollo del juicio); el juez y la fiscal se han «enredado en diversas ocasiones»; la sentencia no se dicta en escasos minutos y la fiscal ha terminado bailando una canción de Rosalía tras ser condenado el acusado.

«Marchena no permitiría esto», ha finalizado el actor que interpretaba a un juez.

Representación de un juicio en el que un actor hacía de magistrado presidente, acompañado de alumnos que representaban el papel de miembros del tribunal colegiado. En la mesa del antiguo secretario judicial, el acusado. El presidente interino del Tribunal Supremo, Francisco Marín Castán, presidente de la Sala Primera, siguió con mucho interés, la representación sentado entre los alumnos y acompañando a las profesoras del Colegio.

Después, la visita guiada ha continuado por el Salón de los Pasos Perdidos, un enorme salón de larga perspectiva que recuerda a la Galería de los Espejos del Palacio de Versalles.

Como elementos característicos, las imponentes columnas jónicas y un techo en bóveda rebajada divido por arcos fajones y con lunetos que señalan las arquerías de los costados. En esta bóveda, destacan las pinturas alusivas a las virtudes de la justicia, obra de Alcalá Galiano.

Salón de Pasos Perdidos, situado en la primera planta del edificio, donde se hallan las cinco salas jurisdiccionales: la Sala de lo Penal, que da a este espacio, la Sala de lo Civil, muy cercana, igual que la Sala de lo Contencioso-Administrativo; en la parte trasera, las Salas de lo Social y de lo Militar.

En este Salón se realizan los tradicionales corrillos entre jueces y periodistas tras el acto de Apertura del Año Judicial al que asiste el rey Felipe VI. Dicho corrillo, que siempre va acompañado de un pequeño coctel, se ha retomado en 2022 tras un parón de dos años por la crisis sanitaria del coronavirus.

En el suelo se puede apreciar un gran mosaico en el que se aprecia el laurel -que simboliza el triunfo- y una tabla con el número 12, que representa la perfección absoluta.

La visita continúa en la Sala de lo Civil, la única que posee paredes de color amarillo, pues el resto de las Salas son de color rojo. Es la que acoge a los opositores de Judicatura para ser jueces o fiscales.

Sala Primera del Tribunal Supremo, también llamada Sala de lo Civil. Foto: Confilegal.

El acceso a cada Sala está presidido por un mascarón, la cabeza de un romano, que simboliza el origen de nuestro derecho. En este caso, es el de la Sala Primera.

Sus magistrados son Francisco Javier Arroyo Fiestas, Juan María Díaz Fraile, Antonio García Martínez, Francisco Marín Castán (actual presidente interino del Tribunal Supremo tras la dimisión de Carlos Lesmes) María de los Ángeles Parra Lucan, Ignacio Sancho Gargallo, Rafael Saraza Jimena, José Luis Seoane Spiegelberg y Pedro José Vela Torres.

El magistrado Antonio del Moral dirigiéndose a los visitantes en la Sala de lo Civil. Foto: Poder Judicial.El magistrado de la Sala de lo Civil, Pedro José Vela, dirigiéndose a los jóvenes visitantes. Foto: Poder Judicial.

Esta Sala conoce, entre otros asuntos, los recursos de casación, revisión y otros extraordinarios en materia civil previstos por la ley. También demandas civiles contra ciertos miembros de la familia real, así como de las demandas de responsabilidad civil dirigidas contra determinadas autoridades. Esta Sala, por ejemplo, ha dictado sentencias relacionadas con las ‘tarjetas revolving‘.

La siguiente parada ha sido el despacho oficial del presidente del Tribunal Supremo, conocido como “La Rotonda” por su forma circular. Antiguamente, la estancia servía como sala de costura para las novicias.

La cúpula está decorada con el fresco “El collar de la Justicia”, de José Garnelo. En ella, se incluyen alegorías a las distintas ramas del Derecho como, por ejemplo, Canónico, Natural, Romano, Mercantil, Penal, Civil, Internacional y Político.

Según ha explicado el guía, en el centro de la pintura se encuentra una persona que representa a España. En sus manos porta el collar de la Justicia que se lo entrega al juez, dando el poder de actuar en el nombre de España

En las paredes se encuentran retratos de los reyes Alfonso XIII, Juan Carlos I y Felipe VI.

Junto a La Rotonda, e iluminada por una gran vidriera cenital de estilo modernista, se encuentra la Sala de las Banderas. En ella, se encuentran la de España, la de la Unión Europea, las diecisiete Comunidades Autónomas y las de Ceuta y Melilla. Están colocadas según el orden de aprobación de sus Estatutos de Autonomía.

La visita ha continuado hacia el Salón de Plenos, el escenario cada año del solemne acto de apertura de los tribunales y de las tomas de posesión de los nuevos magistrados y fiscales del Tribunal Supremo.

Aquí se han celebrado, además, algunos de los juicios más importantes de las últimas décadas como, por ejemplo, ‘el procés’. Según ha explicado el guía, durante el desarrollo de las vistas, se llevaron El Cristo que se encuentra presente en la Sala. «La versión oficial es que se lo llevaron porque necesitaba ser reparado, pero mucha gente piensa que se quitó para no caldear más el ambiente».

Fuentes consultadas han señalado que según la doctrina del Tribunal de Derechos Humanos, no debe haber ningún símbolo religioso que pueda coaccionar a alguna persona a la hora de realizar algún tipo de declaración.

El estrado está presidido por un escudo del escultor Mariano Benlluire y, en el techo, se encuentra la obra del pintor Marceliano Santa María. Representa a la Justicia triunfando sobre los delitos y venciendo al mal. Está simbolizado con una lechuza de color negro.

El Salón de Plenos está comunicado con el vestíbulo principal por la escalera de Honor. Las paredes están forradas con seis tipos de mármol y los techos decorados con frescos de Enrique Simonet alusivos a las regiones españolas. En esta Sala se celebró el juicio del «procés», que duró 52 días en sesión de mañana y tarde.

Al pie de la escalera, dos estatuas representan al emperador bizantino Justiniano I y a Alfonso X el Sabio.

La visita ha finalizado contemplando una placa de 19 de junio de 2017 en la que se homenajeaba a todos los servidores de la justicia víctimas del terrorismo.

Acerca del autor:
Tell us something about yourself.

Artículo de BlancaValds publicado en https://confilegal.com/20221028-puertas-abiertas-en-el-supremo-los-magistrados-explican-su-trabajo-y-se-representa-teatralmente-un-juicio/

Generated by Feedzy