• 07/10/2022 11:41

La cuarta convocatoria del «sandbox» pierde su fuelle, rodeado de dudas sobre su futuro

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos, 40 segundos

En la primera edición del «sandbox» se presentaron 67 proyectos, y se aceptaron 18. A la tercera solo llegaron cuatro. ¿Qué ocurrirá con esta cuarta, que abrió la vicepresidenta primera y ministra de Economía, Nadia Calviño, y a la que puso una fecha límite: el 13 de octubre? Todo indica que pintan bastos en este fuguro entorno de pruebas desregulado pensado para testar propuestas innovadoras a nivel financiero.

Gran parte de la culpa de esta situación es la dureza de sus requisitos en una iniciativa tutelada por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el Banco de España, la Dirección General de Seguros y la Dirección General del Tesoro. Las empresas que acuden a este entorno desregulado necesitan tiempo e inversión para presentar un proyecto tecnológico, lo que ha hecho que los proyectos hayan descendido notablemente.

Las empresas que han estado en el sandbox también tienen su opinión. Víctor Royo director de innovación de Ibercaja, destaca que su entidad presentó en la primera convocatoria con la ‘fintech’ Pensumo el Proyecto Sistema Pensión por Consumo.

Este es un servicio digital que permite conectar el ahorro futuro con el consumo de manera que el usuario pueda redirigir los flujos económicos que genera el estilo de vida diario hacia la pensión futura.

El proyecto ya salió del «sandbox» y está ahora ultimando una memoria de su estancia en este entorno desregulado como marca la ley. “En nuestro caso el regulador es la Dirección General de Seguros. Nosotros pedimos una serie de medidas que ayuden a la comercialización digital y algunos incentivos fiscales. Queremos salir con el producto en toda su potencia para poder salir al mercado previsiblemente en el 2023”.

Por su parte, el economista Enrique Palacios asume el papel de jefe de Comunicación (CCO) de Onyze, la primera empresa custodia de criptomonedas que ha estado en el «sandbox» en las dos primeras ediciones. Su interlocutor ha sido la CNMV como regulador.  

“Es un entorno muy exigente a nivel de presentar documentación en protección de datos y prevención de blanqueo de capitales pero la experiencia ha sido positiva a nivel global”.

En el primer proyecto con “partners” (socios) como Renta 4 y Allfunds  fue una iniciativa  donde se “tokenizaban” unas participaciones de un fondo de inversión. Un Proyecto de “Blockchain” puro donde se mejoraban los procesos a la hora de distribuir esas participaciones “tokenizadas” y su custodio. 

El uso del “Blockchain” permite que esos procesos se hagan de forma instantánea conectando todas las partes.

Por su parte, en el segundo la iniciativa Imantia-Onye consiste en crear el primer fondo de finanzas descentralizadas (DeFi) de préstamos.

La política del fondo será invertir en el mercado de préstamos descentralizados a través de las “stablecoins”. Ahí la empresa no solo custodia, sino que ayuda a Imantia a la selección del protocolo para que no haya problemas de hackeo y elegir la inversión de “Lending” (la entrega de dinero o propiedad a otra persona de forma temporal, para llevar a cabo una inversión), la más sencilla en este escenario.

Este proyecto se mantiene en el “sandbox” hasta finales de año “ahora hay que ver como evoluciona y dependiendo de las conclusiones esperamos que la CNMV permite a Imantia ofrecerlo al mercado. Para ello habría que hacer modificaciones en la normativa vigente, según nos ha comentado el propio regulador”.

Enrique Palacios es el jefe de Comunicación (CCO) de Onyze.

Necesidad de cambio

Jaime Bofill, socio responsable de seguros y reaseguros de CMS Albiñana & Suárez de Lezo y asesor de proyectos del “sandbox”, cree que los números revelan que el “sandbox” necesita cambios. De 18 proyectos en primera convocatoria, a 10 en la segunda y solo 4 en la tercera. Es una curva descendente dura”

Este experto recuerda que “preparar un proyecto de este tipo requiere tipo. Es posible que haya alguno “en la tercera convocatoria tuvimos cuatro y alguno reciclado de la segunda. Creo que es el momento que los promotores del “sandbox” reflexionen sobre la metodología y requisitos que han puesto”.

Desde su punto de vista “hay tres razones principales, sobre esta situación , la primera que es demasiado complicado presentarse. Para una startup pequeña, requiere inversión hay que preparar un proyecto, preparar la documentación de protección de datos que implica nombrar un DPO, al mismo tiempo preparar la documentación sobre  prevención de  blanqueo capitales. No es fácil presentar un proyecto de este tipo”.

A su juicio “para presentar una candidatura al sandbox habría que haber trabajado cinco meses antes para formalizar dicho proyecto, para las grandes empresas si quieren entrar con un proyecto de este tipo tienen que hacer una auditoria tanto de protección de datos como de prevención de blanqueo de capitales y someterte a los estrictos protocolos de los reguladores”.

Otra cuestión que ve este jurista es que “no se sabe todavía que va a pasar con los proyectos del 2021, de la primera edición que están terminando las pruebas. Hay proyectos muy buenos que requieren avances legislativos. Habrá que ver que hace la Dirección General del Tesoro en este contexto”.

Jaime Bofill, socio responsable de seguros y reaseguros de CMS Albiñana & Suárez de Lezo.

Una iniciativa en plena madurez

Por su parte, Joaquim Matinero, abogado experto en temas de «Blockchain» en Roca Junyent, cree que no es tanto una crisis del modelo como que el “sandbox” ha entrado en una etapa de madurez a nivel de las propuestas que llegan a los reguladores de esta iniciativa. “No sirve para cualquier empresa”.

Este experto recuerda que “en la tercera edición del “sandbox” entraron tres proyectos muy maduros, uno de ellos Security Size, como proyecto internacional y realmente sólido. Creo que los participantes se dan cuenta que tienen que aportar una tecnología ya desarrollada de corte disruptivo, como en las dos últimas ediciones”.

A su juicio no se oculta que “el ‘sandbox’ es exigente, como entorno desregulado. Cuesta preparar estos proyectos y no es fácil gestionar una iniciativa de este tipo. Ahora son proyectos más maduros con una plataforma tecnológica ya operativa y funcional. Esto lo que hace es aportar más valor y calidad con este tipo de proyectos”.

Desde su punto de vista “estamos viendo una evolución natural del ‘sandbox’, hemos pasado del ‘boom’ de que se presentaba cualquier proyecto en la primera convocatoria al segundo intento que con la normativa de blanqueo de capitales fue eliminatorio y en la ultima proyectos de alta tecnología”.

Matinero confirma que Roca Junyent está asesorando, como ya lo hizo en otras ediciones,  a varios proyectos que se presentarán en esta cuarta edición del “sandbox” “los estamos ahora preparando y estarán ultimados antes del 13 de octubre fecha límite.  Ahora acudir al ‘sandbox’ se ha convertido en una decisión estratégica para este tipo de empresas”.

Joaquim Matinero es especialista en el área bancario financiero y de «Blockchain» del despacho Rocajunyent.

El sandbox no vale para cualquier empresa

Por su parte, Gloria Hernández, socia de finReg 360, otro despacho que ha asesorado a diferentes proyectos en este “sandbox”, resalta la importancia de esta iniciativa “que no encaja para cualquier proyecto de innovación. Hay canales alternativos como los llamados ‘hub’ de innovación, donde también con el supervisor se pueden acordar temas novedosos sin acudir al mismo”.

Esta experta señala que tener un “sandbox” es positivo en nuestro país.  Domos de los países europeos que lo tenemos. Creo que se ha visto que funciona. Curiosamente el régimen piloto aprobado este verano por la Comisión Europea para los mercados en blockchain utiliza el mismo sistema del ‘sandbox’”.

Desde su punto de vista “este tipo de entornos regulados tiene cuestiones que puede mejorar en el futuro. El indicativo del número de proyectos refleja que puede crecer aún más siguiendo la estela del ‘sandbox’ de Reino Unido, donde siempre se aprueban entre 12 y 14 en cada cohorte o convocatoria. Aquí las estadísticas se han ido reduciendo”.

Gloria Hernández es socia del despacho finReg.

Otra interpretación de los datos del “sandbox” español es que “todos los proyectos que se plantean siempre son ‘joint ventures’ o colaboraciones con una gran empresa detrás. Una de las cosas que no se ha logrado es que una ‘startup’ vaya al ‘sandbox’. Es costoso, requiere meses de trabajo y mucha documentación”.

Hernández recuerda que la Dirección General del Tesoro este verano sacó un informe haciendo una valoración de la actividad del ‘sandbox’ hasta el momento. “Sabemos que están valorando posibles mejoras. Ya es cuestión que hagan algún ajuste para que estas convocatorias sean más flexibles”.

Acerca del autor:
Tell us something about yourself.

Artículo de LuisJavierSnchez publicado en https://confilegal.com/20220906-la-cuarta-convocatoria-del-sandbox-pierde-su-fuelle-rodeado-de-dudas-sobre-su-futuro/

Generated by Feedzy