• 15/07/2024 07:33

Un paso más, aunque insuficiente, en la protección del Ártico: la prohibición del HFO. Por (*) Lola Berna Gascón

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos, 23 segundos

La prohibición del fueloil pesado en el Ártico que ha anunciado la Organización Marítima Internacional que ha entrado en vigor el 1 de julio es importante para proteger uno de los lugares más afectados por el cambio climático de uno de los combustibles más sucios. 

Reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para evitar un mayor deshielo y proteger los océanos con un transporte marítimo más limpio, libre de carbono negro y vertidos de azufre, es una necesidad. El tráfico de buques en el Ártico está aumentando. Sólo en 10 años, de 2013 a 2023, el número de buques que navegan por el Ártico aumentó un 37%. La nueva normativa de la Organización Marítima Internacional (OMI) impulsa la prohibición de utilizar y transportar fuelóleo pesado (HFO) en el Ártico. Es un hito normativo, tremendamente necesario y que, a primera vista, parece una gran noticia para el medio ambiente ártico y para las personas y la fauna que dependen de él. De hecho, el gobierno noruego ha impuesto una multa de un millón de euros a una embarcación irlandesa por transportar HFO en Svalbard, lo que ya era ilegal en sus aguas

Esta medida, sin embargo, resulta insuficiente para evitar un calentamiento catastrófico en el Ártico: la mayor parte del HFO que se utiliza y transporta a bordo de los buques continuará hasta que la prohibición se aplique en 2029. Además, la norma sólo prohíbe el 16% del HFO quemado y el 30% del HFO transportado como combustible en el Ártico, mientras que no aborda los cargamentos de HFO. 

El Ártico no puede soportar cinco años más de deshielo sin freno. El fuelóleo pesado es un gran contaminante tanto en el aire como en la tierra y el agua, y tiene mucho poder de calentamiento al producir grandes cantidades de emisiones de gases de efecto invernadero y partículas de carbono negro (hollín) cuando se quema, dañinas para la salud de las personas.  

Los vertidos de HFO son casi imposibles de limpiar en zonas remotas del Ártico con aguas inexploradas, peligros para la navegación como el hielo marino, condiciones meteorológicas adversas y falta de infraestructuras de respuesta. Estos vertidos pueden tener consecuencias catastróficas para los habitantes y comunidades indígenas del Ártico, muchos de los cuales dependen de la captura de peces y mamíferos marinos para su subsistencia y satisfacer sus necesidades nutricionales y culturales. 

Un gran impacto ambiental del HFO es la emisión de carbono negro. El carbono negro calienta la atmósfera del Ártico y ennegrece la nieve, el hielo de los glaciares y el hielo marino, dejando al descubierto superficies terrestres y marinas más oscuras, reduciendo la reflectividad y aumentando la absorción de más calor. Reducir las emisiones de carbono negro frenaría el calentamiento a corto plazo y reduciría un profundo riesgo para la salud humana derivado de la contaminación por partículas.

 

El HFO constituye alrededor del 80% del combustible marino utilizado en todo el mundo y alrededor del 75% del que transportan actualmente en el Ártico los buques de mayor tamaño. Si se derrama, supone un riesgo mayor para los ecosistemas marinos que otros combustibles marinos, por su consistencia viscosa, que hace que no se evapore ni se disipe como el gasóleo, sino que se emulsiona y se hunde en el agua fría, mezclándose con los sedimentos del fondo marino. Y puede reaparecer de nuevo si las aguas se calientan o cuando los sedimentos se ven alterados por tormentas. Este combustible derramado puede quedar atrapado en el hielo y ser empujado por el viento y las corrientes hasta ensuciar playas situadas a cientos de kilómetros

A medida que el hielo marino se derrita y retroceda y el tráfico marítimo en el Ártico siga creciendo, más buques aprovecharán las exenciones y dispensas de la prohibición, aumentando la cantidad de HFO que se utiliza y transporta en el Ártico. Se necesitan medidas inmediatas y más amplias para revertir el deshielo del Ártico. El cambio a combustibles más limpios que la prohibición del HFO en el Ártico incentiva no debe quedarse ahí. Los combustibles más limpios (y no la imposición de filtros de descarga o scrubbers) tienen que ampliarse a su uso global o, por lo menos, a todo el Ártico geográfico (a partir de los 60º N). Este cambio, junto a métodos de propulsión más limpios, son esenciales para proteger el Ártico y todo el planeta del cambio climático, debido al efecto multiplicador que tiene este ecosistema para reflejar la luz en el llamado “efecto albedo”. 

En esta línea, 23 organizaciones sin ánimo de lucro donde se incluye ECODES, fundación que trabaja por un transporte marítimo limpio, trabajamos desde la Clean Arctic Alliance, un gran promotor de la regulación para prohibir el HFO en la OMI, para impulsar con los diferentes gobiernos, sean de la ideología que sean, medidas para proteger el Ártico. Proteger la fauna, flora y los habitantes del Ártico es proteger también nuestras vidas. Otro de los objetivos de esta alianza es eliminar las emisiones de carbono negro del transporte marítimo, además de otros impactos dañinos para el medio ambiente como los scrubbers y el ruido submarino. 

Necesitamos aumentar la ambición en la protección de un ecosistema que nos afecta a todas las personas. Lo que pasa en el Ártico, no se queda en el Ártico. Y lo que hacemos aquí, también afecta en el Ártico. 

(*) Lola Berna Gascón

Responsable del proyecto del Ártico en ECODES – Miembro español de la Clean Arctic Alliance

 

También te puede interesar

Entra en vigor la prohibición del uso del fueloil en el transporte en aguas del Ártico

 

Creadores de Opinión Verde #CDO es un blog colectivo coordinado por Arturo Larena, director de EFEverde

Esta tribuna puede reproducirse libremente citando a sus autores y a EFEverde.

Otras tribunas de Creadores de Opinión Verde (#CDO)

 

Este blog de «influencers verdes» ha sido finalista en los Premios Orange de Periodismo y Sostenibilidad 2023 en la categoría de «nuevos formatos».

La entrada Un paso más, aunque insuficiente, en la protección del Ártico: la prohibición del HFO. Por (*) Lola Berna Gascón se publicó primero en EFEverde.


Artículo de Arturo Larena publicado en https://efeverde.com/un-paso-mas-aunque-insuficiente-en-la-proteccion-del-artico-la-prohibicion-del-hfo-por-lola-berna-gascon/