• 06/12/2022 00:51

El desafiante telón de fondo geopolítico que ensombrece la COP27. Por (*) Silvia Dall’Angelo (Federated Hermes)

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

La economía mundial se tambalea bajo el peso de los choques de suministro consecutivos. Mientras la recuperación de la recesión relacionada con Covid seguía su curso en la mayoría de los países, la invasión rusa de Ucrania a principios de este año supuso una nueva sacudida energética para la economía mundial, aunque la intensidad ha variado en las distintas regiones. Este desafiante telón de fondo geopolítico arrastrará probablemente los procedimientos y las conclusiones de la próxima COP27

El cambio climático ha descendido en la lista de prioridades de la agenda mundial mientras los gobiernos de todo el mundo lidian con las consecuencias de la guerra de Ucrania en los precios de la energía. En particular, los Gobiernos europeos -que suelen ser los más ambiciosos en cuanto a políticas de cambio climático- han diluido sus compromisos a muy corto plazo mientras lidian con una crisis energética sin precedentes este invierno. Ante las presiones a corto plazo para sobrevivir al invierno, los gobiernos se apresurarán a buscar suministros, poniendo en stand-by sus avances en materia de cero emisiones. En términos más generales, la arquitectura multilateral existente parece no estar preparada para dar cabida a un contexto geopolítico más tenso y a un orden mundial más fragmentado, lo que perjudicaría el proceso de la COP a más largo plazo: la acción contra el cambio climático requiere una coordinación mundial para ser realmente eficaz

Los problemas de la transición justa

En este difícil contexto, es probable que la COP27 intente hacer hincapié en el punto de vista de los países en desarrollo sobre la adaptación y la financiación, siendo este último un tema especialmente polémico que tiene el potencial de agudizar esta división entre países desarrollados y en desarrollo. 

Los países en desarrollo han sido responsables de una parte menor del stock de emisiones de CO2 postindustriales, y aún no han alcanzado sus necesidades de desarrollo, que consideran legítimamente como una prioridad con respecto a las consideraciones de intensidad de carbono. Al mismo tiempo, han sido más vulnerables a las consecuencias del cambio climático: los fenómenos meteorológicos más frecuentes y extremos ya han afectado materialmente a las vidas, la salud y los medios de subsistencia de varios países en desarrollo.

La pandemia y la crisis energética han provocado un mayor gasto fiscal, principalmente en las economías desarrolladas, mientras que el espacio fiscal para la mayoría de las economías emergentes parece ahora limitado, como reflejo del legado de la deuda de la crisis de Covid y, más recientemente, del tensionamiento de las condiciones financieras a nivel mundial debido al endurecimiento monetario generalizado y al fortalecimiento del dólar estadounidense. Esto afectará significativamente al potencial de las economías emergentes -las oportunidades de evitar el desarrollo intensivo en carbono necesitan inversiones para tener la oportunidad de materializarse- y a su capacidad de adaptación.

A lo largo del último año, y especialmente tras la invasión rusa de Ucrania, las economías desarrolladas han dedicado grandes sumas a proteger a los hogares y las empresas nacionales de la subida de los precios de la energía, y han vuelto a incumplir su objetivo anual de 100.000 millones de euros de financiación climática para los países en desarrollo este año. El objetivo se ha pospuesto ahora hasta 2023, en medio de acusaciones recíprocas, lo que pone de manifiesto la falta de transparencia en la entrega, así como problemas de gobernanza. También en relación con la financiación y la vulnerabilidad de las economías emergentes al cambio climático, es probable que la cuestión de las pérdidas y los daños vuelva a cobrar fuerza, pero las peticiones de un mecanismo de financiación probablemente resulten controvertidas.  La COP27 podría marcar el inicio de un cambio de las promesas de financiación generales hacia un conjunto de planes específicos para cada país, lo que debería implicar una mayor responsabilidad (en ambos extremos) y, en consecuencia, una aplicación más eficaz. Sin embargo, parece faltar el impulso de cara al evento.

En general, la configuración de la COP27 va en contra de las posibilidades de que se produzcan avances significativos. No ayuda el hecho de que el primer balance global (GST) para evaluar el progreso hacia los objetivos del Acuerdo de París tendrá lugar en 2023. La COP27 podría considerarse un evento secundario, que se celebra en un contexto extremadamente difícil.

Silvia_Dall’Angelo Economista Senior Federated Hermes

(*) Silvia Dall’Angelo

Economista sénior de Federated Hermes Limited  desde octubre de 2017. Como economista global experimentada, es responsable de proporcionar análisis y comentarios macroeconómicos, modelos macroeconómicos no estándar y desarrollar relaciones con los principales bancos centrales y autoridades monetarias. Anteriormente, Silvia pasó 10 años en Prologue Capital Ltd, donde asumió la responsabilidad de economista global responsable de la visión macroeconómica del equipo. Tiene un máster en Ciencias Económicas y Sociales, así como una licenciatura en Ciencias Económicas y Sociales, por la Universidad Bocconi de Italia.

 

 

 

Creadores de Opinión Verde #CDO es un blog colectivo coordinado por Arturo Larena, director de Medio Ambiente y Ciencia en EFEnoticias y  EFEverde

Esta tribuna puede reproducirse libremente citando a sus autores y a EFEverde

Otras tribunas de Creadores de Opinión Verde (#CDO)

La entrada El desafiante telón de fondo geopolítico que ensombrece la COP27. Por (*) Silvia Dall’Angelo (Federated Hermes) se publicó primero en EFEverde.

Acerca del autor:
Tell us something about yourself.

Artículo de Redacción EFEverde publicado en https://efeverde.com/el-desafiante-telon-de-fondo-geopolitico-que-ensombrece-la-cop27-por-silvia-dallangelo-federated-hermes/

Generated by Feedzy