• 22/05/2024 20:44

Perdonan una deuda de 36.624 euros a un matrimonio endeudado por un negocio que no funcionó tras ser víctima de una estafa

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos, 40 segundos

El Juzgado Mercantil número 18 de Madrid ha perdonado una deuda de 36.624 euros a un matrimonio, vecino de la capital, (11.981 euros al hombre y 24.643 euros a mujer) cuya situación de insolvencia se originó por un negocio que no funcionó al ser estafado por una tercera persona, además de agravarse por la pandemia del coronavirus. Así, el juez exonera del pasivo insatisfecho a estos clientes de Bergadà Asociados, despacho especializado en Derecho concursal, al aplicar la Ley de la Segunda Oportunidad.

En cuanto a los hechos, a finales del año 2018, la pareja decidió emprender de la mano de una franquicia dedicada al marketing, merchandising y copistería. De hecho, el proceso lo iniciarían a través de un familiar que, en principio, iba a ostentar el cargo de franquiciado máster. Asimismo, estaban asesorados por el dueño de la franquicia que, a priori, también les iba a ayudar a que el negocio arrancara y que, además, «tenía un acuerdo con una financiera para, valga la redundancia, financiara el negocio», recuerda la mujer.

Por otro lado, solicitaron otros créditos a entidades bancarias para poder iniciar el deseado proyecto. De este modo, asesorada por el dueño de la franquicia, la mujer formalizó unilateralmente el inicio de la gestión de la franquicia con el grupo financiero para el renting de dos máquinas. Pero a los pocos días, el dueño de la franquicia con la que iba a firmar el contrato para la franquicia desapareció y se quedó con el dinero de la financiera y, por consiguiente, del matrimonio. «Desapareció de la noche a la mañana sin dar ninguna explicación. Con posterioridad, nos dimos cuenta que lo tenía todo muy bien atado para estafarnos», expone la mujer.

No obstante, la pareja decidió apostar igualmente por el proyecto sin la asesoría de dicha persona con el objetivo de poder sacar provecho a las máquinas. «Estábamos en una situación complicada, ya que no teníamos el respaldo de nadie. Eso hizo que tuviéramos que pedir otro préstamo, incluso para tener que adecuar el local en el que estábamos», añade.

El 2019 fue difícil para la familia, pero logró mantenerse al día, aunque únicamente podía subsistir y sin obtener beneficio alguno. Finalmente, y debido a la situación de no obtener beneficios, en diciembre de aquel mismo año tomó la decisión de cerrar el negocio, ya que las deudas eran cada vez más pesadas.

Y a los pocos meses se inició la pandemia del Covid-19. «Todo se agravó de manera considerable, ya que el hombre era autónomo y la mujer encontró otro trabajo, pero su sueldo era insuficiente para la manutención de la familia y hacer frente a las deudas», comenta la abogada que ha llevado el caso y socia fundadora de Bergadà Asociados, Marta Bergadà. Por su parte, la mujer añade que, «pese a la situación de insolvencia, como podíamos intentábamos hacer frente a las deudas, ya que no queríamos dejar de pagar».

A eso, hubo que sumarle que, durante la pandemia, los padres de la mujer tuvieron que hospedarse en el domicilio de la pareja. Eso supuso un mayor gasto en aquellos complicados momentos, ya que apenas tenían ingresos, el alquiler de la vivienda en Madrid era elevado y tenían que costear la educación de su hija.

Por ello, la dificultad para el matrimonio de cumplir con sus obligaciones financieras era cada vez mayor. «Llegó un momento en el que no podíamos más. Incluso, pedí a la financiera una relación de pagos para ver las cantidades que se había abonado y lo que quedaba pendiente, pero no hicieron las cosas bien desde un primer momento y no cuadraba nada, ya que no se reflejaba correctamente todo lo que habíamos aportado hasta la fecha. También pedimos una reunificación de las deudas, pero nos la denegaron», expone la mujer.

De este modo, en mayo del pasado año la pareja decidió buscar una solución a su situación. «Yo conocía la Ley de la Segunda Oportunidad y quería saber si nos podíamos acoger a ella. Un día, buscando información por Internet, leí un artículo muy interesante escrito por Marta Bergadà. En ese momento teníamos una inseguridad muy grande, pero aquel artículo nos gustó y decimos contactar con Bergadà Asociados», comenta.

Por su parte, la socia fundadora del despacho especializado en Derecho concursal indica que «cuando se pusieron en contacto con nosotros por primera vez tenían muchos miedos e inseguridades. Además, necesitaban que alguien estuviera a su lado, asesorándoles correctamente y transmitiéndoles tranquilidad».

De este modo, en junio se estableció una primera reunión y «en ella nos dimos cuenta que teníamos opciones de encontrar una solución gracias a la Ley de la Segunda Oportunidad», indica la mujer. De hecho, puntualiza que «nos dio mucha seguridad. Es cierto que nos daba cierto miedo que el despacho estuviera en la localidad leridana de Agramunt y nosotros en Madrid, pero rápidamente nos dimos cuenta que eso no iba a suponer un problema. Sobre todo, porque desde el primer momento nos sentimos acompañados, ya que todas las dudas que nos iban surgiendo nos las resolvían».

Así pues, se inició el procedimiento y recientemente la pareja recibió la buena noticia que el juez le había perdonado la deuda de 36.624 euros (11.981 euros al hombre y 24.643 euros a mujer) gracias a la Ley de la Segunda Oportunidad. «Cuando dejas de pagar tienes la sensación de que te van a estar persiguiendo toda la vida. Eso hizo que durante el procedimiento viviéramos momentos de ansiedad. Pero en Bergadà Asociados siempre nos animaban a ser positivos», indica la mujer. Por ello, «al recibir la llamada en la cual se nos comunicaba que nos habían exonerado del pasivo insatisfecho tuvimos una emoción tremenda, llena de felicidad. Nos pusimos a llorar, porque significaba un nuevo comienzo», argumenta.

De hecho, la mujer añade que «a nadie que se encuentra en una situación de insolvencia le gusta deber dinero y se pasa muy mal. Esta gran noticia nos permite hacer una vida normal, teniendo una mayor estabilidad y pensar en el futuro con optimismo», concluye.

Por su parte, la abogada y socia fundadora de Bergadà Asociados, Marta Bergadà, comenta que «hay muchas personas que por culpa de terceras se encuentran en una situación de insolvencia. Además, en muchos casos esta se vio agravaba por la pandemia del Covid-19. Nuevamente, queremos recordar a todos los deudores de buena fe que tienen un futuro esperanzador si se acogen a la Ley de la Segunda Oportunidad».

La entrada Perdonan una deuda de 36.624 euros a un matrimonio endeudado por un negocio que no funcionó tras ser víctima de una estafa se publicó primero en Lawyerpress NEWS.


Artículo de Redacción publicado en https://www.lawyerpress.com/2024/05/07/perdonan-una-deuda-de-36-624-euros-a-un-matrimonio-endeudado-por-un-negocio-que-no-funciono-tras-ser-victima-de-una-estafa/