• 22/05/2024 18:45

Llegar a ser Justicia de Aragón era el mayor cargo al que aspiraba un letrado en el siglo XVI

Tiempo estimado de lectura: 2 minutos, 30 segundos

El coordinador del Ciclo de Conferencias, Fernando Alfaro, la profesora de Historia Moderna, Encarna Jarque y el vicedecano del ReICAZ, Alfredo Sánchez-Rubio

En el marco de las celebraciones de 625 aniversario del Real e Ilustre Colegio de Abogados de Zaragoza, la profesora titular de Historia Moderna de la Universidad de Zaragoza, Encarna Jarque Martínez, ha hablado en la tercera de las citas del Ciclo de Conferencias de “El poder real y los juristas aragoneses en los siglos XVI y XVII”.

Una ponencia en la que se ha puesto de manifiesto las peculiaridades que tenía Aragón y cómo en esos siglos, los juristas y letrados ayudaron a incrementar el poder del rey, teniendo en cuenta que en el sigo XVI el Rey era juez, pero no legislador, por lo que debía de apoyarse en los juristas para afianzarse. La profesora Encarna Jarque ha realizado una aproximación a la situación histórica de esta época para entender cómo se fue incrementando el poder del rey con la creación de diferentes estamentos como la Audiencia del Rey y los diferentes Consejos.

Una de las peculiaridades de Aragón reside en la figura del Justicia de Aragón, nombrada por el rey, pero también de los lugartenientes, que en 1528 pasaron de dos a cinco, eran los encargados de sentenciar las causas judiciales y también eran elegidos de entre un número escogido por las Cortes.

De acuerdo con la exposición realizada por la historiadora, los letrados procedían tanto de las ciudades como de pueblos, estaban bien situados económicamente, ya que habían podido estudiar, y en algunos casos se establece una tradición familiar. Todos ellos eran aragoneses, debían tener más de 30 años y estar graduados en Universidades probadas como la de Salamanca, Lérida o Huesca, más tarde se incluiría la de Zaragoza. Y para considerarse letrados debían jurar como abogado ante el Justicia de Aragón. Una vez realizado este trámite podían ejercer de forma libre, buscar acomodo en las ciudades u optar por la insaculación. A partir de 1528 podían también buscar el nombramiento del rey y desde 1533 podían armarse caballeros.

El cursus honorum de los letrados comenzaba en primer lugar por ser lugarteniente y de ahí pasar a la Audiencia Real, con el puesto de asesor como el más bajo, siguiendo el Consejo Criminal, el Consejo Civil, el Abogado Fiscal y el Regente como los puestos de mayor prestigio de esta Corte. Una vez alcanzado este puesto, el siguiente paso sería llegar al Consejo de Aragón, asentado en la Corte, y en donde se aspiraba a ocupar los cargos de Regente o el de Vicecanciller.

Pero el puesto máximo al que podía optar un letrado al final de su carrera, desde 1592, es el de ser Justicia de Aragón.

Próxima conferencia

La cuarta cita de este Ciclo de Conferencias, coordinado por los profesores de la Universidad de Zaragoza, Francisco Alfaro y Carolina Naya, tendrá lugar en el mes de junio a cargo del profesor titular de Historia Económica de la Universidad de Zaragoza, Ernesto Clar, quien hablará de los “Juristas y economistas. Reflexiones y propuestas económicas de los ilustrados aragoneses”.

Antecedentes históricos

Las primeras noticias que se conocen referentes a la creación del Real e Ilustre Colegio de Abogados de Zaragoza se encuentran en una pieza testamentaria de un matrimonio de infanzones de la Villa de Bordón (Teruel), otorgada ante Notario el 10 de mayo de 1399, en la que se instauró un beneficio eclesiástico, una capellanía, citando como patrón de ésta, entre otros, al “Pavostre” o Mayordomo de la Cofradía de San Ivo de Zaragoza.

Existen también documentos que datan del año 1546 en los que ya aparecía referida la “Cofradía de Letrados del Señor San Ivo” en el convento de San Agustín de Zaragoza, como precedente del Colegio de Abogados de Zaragoza, del que se conservan ordenanzas de 1578, lo que lo convierte en el más antiguo de los colegios de abogados de España.

La creación de la Cofradía, y posteriormente del Colegio, fue un momento histórico por el papel que los abogados tenían en la Edad Media y el papel que Aragón ha jugado también en el Derecho no sólo nacional sino internacional, con figuras como Vidal de Canellas quien recopiló los fueros en el llamado “Vidal Mayor”, libro al que califican como uno de los “mejores manuscritos de Derecho del mundo”.

La entrada Llegar a ser Justicia de Aragón era el mayor cargo al que aspiraba un letrado en el siglo XVI se publicó primero en Lawyerpress NEWS.


Artículo de Redacción publicado en https://www.lawyerpress.com/2024/04/30/llegar-a-ser-justicia-de-aragon-era-el-mayor-cargo-al-que-aspiraba-un-letrado-en-el-siglo-xvi/