• 30/09/2022 11:47

A vueltas con la lentitud de la Justicia: un problema que no es solo de España

(origen) JuanSMora-Sanguinetti Ago 27, 2022 , , , , , , ,
Tiempo estimado de lectura: 2 minutos, 26 segundos

Las críticas a la lentitud de la justicia en España son casi perennes. De hecho, mientras preparaba un borrador de este artículo, Manuel Marraco recordaba en el Diario El Mundo que esta preocupación ya se reflejaba en el CIS de 1982.

Es usual encontrar referencias, tanto en la prensa como en las redes sociales, a juicios que se señalan para dentro de varios años para desdicha de todos los implicados: los ciudadanos y sus abogados, pero también -y a veces se olvida- de los jueces y de los magistrados.

El problema no es baladí.

Puede, incluso, tener implicaciones en la salud mental y no me refiero solo a la popular expresión “pena de banquillo”.

Precisamente, en un reciente artículo, Javier Gómez de Liaño, parafraseando a Shakespeare, escribió que la única solución a esta lentitud de la justicia era el suicidio y reputaba la situación de “insoportable”.

Siendo este problema, el de la lentitud de la justicia, una constante en el debate público, podría afirmarse que en estas últimas semanas la tormenta ha arreciado.

Solo por recordarlo, la ministra de Defensa, Margarita Robles, señalaba a Europa Press que “la justicia que es lenta es menos justicia”.

Por otro lado, los operadores jurídicos están esperando con interés una próxima resolución por parte del Tribunal Constitucional de una demanda de amparo promovida con valentía por Daniel Sánchez Bernal, precisamente en relación con los señalamientos tardíos.

No en vano, la Constitución Española, en su artículo 24, reconoce el derecho a la tutela judicial efectiva y a un proceso público «sin dilaciones indebidas».

NO SE COMPARA LA LENTITUD DE LA JUSTICIA ESPAÑOLA CON OTRAS JUSTICIAS EUROPEAS

El debate alcanza unos niveles de apasionamiento tales que se ha llegado a olvidar que un sistema judicial es “lento” o “rápido” solo por comparación con otros sistemas judiciales o con su propia historia.

Sin embargo, esas comparaciones casi nunca se realizan.

Por tanto, creo que urge que se analice la situación de la justicia en España de forma fría (desapasionada) y esto solo se puede hacer con datos.

Quiero dejar claro, desde el inicio, que yo también opino que la justicia es lenta y que no cabe minusvalorar el problema. Dicho eso, los datos de los que disponemos a nivel internacional (y aquí hago referencia a la Comisión Europea para la Eficacia de la Justicia) son bastante claros y, sin duda, sorprendentes.

En términos internacionales, la justicia española es “del montón”. Es tan lenta, en media, como la de muchos otros países de nuestro entorno.

Cabe reconocer, es verdad, que la jurisdicción civil española es nada menos que un 64% más lenta que la alemana.

Pero también que la justicia francesa es más de un 16% más lenta que la española.

Si analizamos Italia, que sí parece tener un problema más serio, su justicia es un 46% más lenta que la española.

En resumen, España tiene una justicia más rápida que la media de estos países desde al menos 2014.

En cualquier caso, pertenecer al “montón” no tiene nada bueno y nunca nos debiera valer el dicho “mal de muchos, consuelo de tontos”, pero no es justo tampoco dar a entender que la justicia española, dentro de su lentitud, está en el furgón de cola de Europa.

Es tirarnos piedras innecesariamente sobre nuestro tejado.

Hablando, ahora ya, de España en solitario, el análisis de los datos del Consejo General del Poder Judicial sí permite detectar algunos problemas importantes que hay que poner encima de la mesa: el primero es que la justicia española está estancada.

En la jurisdicción civil se tardaba prácticamente lo mismo en resolver un asunto en el año 2002 que en el año 2019.

En segundo lugar, se observa con claridad que tenemos un problema en las diferencias territoriales.

Con la pandemia ya activa en 2020, en Andalucía, Cataluña y Murcia el retraso judicial superaba en un 11%, un 17% y un 33% respectivamente a la media española.

Frente a ello, por ejemplo, la media española es un 45 % más lenta que la justicia de Castilla y León.

En general, cabe pensar que la España más poblada tiene más lentitud que la España poco poblada.

En definitiva: hay más diferencia entre Castilla y León y Murcia que entre España e Italia o Alemania…

Y esto sí nos debería preocupar.   

Acerca del autor:
Tell us something about yourself.

Artículo de JuanSMora-Sanguinetti publicado en https://confilegal.com/20220827-a-vueltas-con-la-lentitud-de-la-justicia-un-problema-que-no-es-solo-de-espana/

Generated by Feedzy