• 20/05/2024 00:52

Tolerancia cero para las cadenas de suministro que no trabajen en el camino de cero emisiones CO2. Por (*) Rosario Piazza

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos, 4 segundos

El impacto que los factores ESG (Environmental, Social & Governance) tienen en las cadenas de suministro globales es crítico, ya que, según datos de un estudio realizado por World Economic Forum, el 50% de las emisiones medioambientales se generan en ellas, pudiendo incluso aumentar ese porcentaje tan crítico en determinados sectores como el de la moda o el de la alimentación.

La nueva Directiva sobre Diligencia Debida de las Empresas en Materia de Sostenibilidad por la cual se establecen las normas sobre las obligaciones de las grandes empresas en relación con los efectos adversos, reales y potenciales para los derechos humanos y el medio ambiente tanto de sus propias operaciones, como de las de las filiales y de las que efectúen sus socios comerciales directos e indirectos, establece que las empresas serán las responsables de cualquier fallo o incumplimiento de los aspectos ESG que tengan sus proveedores.

Asimismo, para este año, casi 50.000 empresas estarán obligadas a recopilar datos y presentar informes de sostenibilidad, tanto aquellas que no pertenecen a la Unión Europea, como las filiales que operan en ella o cotizan en mercados regulados de la Unión Europea.

Esta tolerancia cero impuesta por la legislación para avanzar en el desarrollo de las cadenas de suministro sostenibles y conseguir así cero emisiones de CO2 ha derivado en que, según nuestro último estudios sobre ESG en la cadena de valor, el 61% asegure que la nueva Directiva Europea de sostenibilidad en la cadena de suministro Corporate Sustainability Due Diligence Directive (CSDD) va a tener un alto impacto en las actividades tradicionales de compras.

Sin duda está aumentando el interés de llevar a cabo un análisis exhaustivo de la situación actual tanto de las compañías como de sus proveedores, así como el establecimiento de un modelo de riesgo para abordar cualquier situación crítica.

Y cada vez más empresas trabajan de forma proactiva por tener un control de los factores ESG en sus cadenas de suministro, sobre todo aquellas que cuentan con áreas de compras estratégicas que lideran los comités de dirección, con altos grados de madurez de la función.

De hecho, el 62% de las compañías ya realiza actividades en el área de compras relacionadas con los aspectos ESG.

Sin embargo, la realidad es que todavía queda mucho por hacer, pese a saber la importancia y el impacto que establecer estas directrices genera en clientes, profesionales, proveedores, partners y, por supuesto, para el negocio.

Nuestro estudio señala que el 74% de las compañías cree que el nivel de actividad en compras sostenibles se encuentra todavía en valores medios, aunque existe la convicción de que las actividades actualmente realizadas son una palanca importante de cara a la implantación de la Directiva.

Bajo mi punto de vista, abordar este reto con responsabilidad y fortaleza es clave, porque hará que entre todos contribuyamos a generar el progreso social y, además, aporta beneficios a las empresas en materia de competitividad, cumplimiento legislativo, confianza de los inversionistas, ética corporativa, entre otros.

Pese a que las empresas consideran que existe un nivel de conocimiento interno medio-alto para llevar a cabo la transición, más de la mitad de las empresas considera necesario el apoyo de una consultora especializada y con experiencia para llevarla a cabo con éxito.

Por otro lado, integrar tecnología al servicio de los objetivos ESG es una de las mejores vías para cumplir con las metas, pero al mismo tiempo es uno de los puntos más críticos.

De hecho, solo el 13% de las empresas cuenta con una implantación tecnológica completa de procesos de compras sostenibles en toda la cadena de valor. Y que solo un 15% tiene un desarrollo de sistemas de fijación, medición y control de objetivos.

Los nuevos criterios de aseguramiento del riesgo ESG, alineados con la nueva normativa europea y su digitalización, deben ir de la mano para ganar en transparencia, eficacia y rentabilidad. Los modelos de compras de futuro deben ser fuente de cooperación, creatividad e innovación, cumpliendo con los objetivos ESG bajo un plan de gestión responsable.

Apostar por sistemas tecnológicos que ayuden a las compañías a contar con un modelo capaz de establecer un análisis y control de objetivos completo será una palanca clave para ir en la senda del cumplimiento normativo.

En definitiva, tener un control sobre aspectos como la procedencia de los proveedores, qué prácticas laborales aplica, cómo aplica la igualdad y la diversidad en sus plantillas, qué impacto de GFI tiene su proceso productivo y sus productos, los materiales de fabricación o saber cuál es el ciclo de vida del producto y cómo impacta en él medio ambiente es fundamental para que los departamentos de compras puedan cumplir con los estrictos principios ESG en todo su ámbito de influencia, tanto interno como externo.

El camino hacia un mundo mejor parte de la toma de conciencia de lo que hace cada una de las empresas y en este caso la cadena de suministro es palanca esencial del cambio.

Y es que la falta de desempeño ESG del proveedor es ahora un problema real para las empresas.

Rosario Piazza

(*) Rosario Piazza es CEO de Fullstep.

 

 

 

Creadores de Opinión Verde #CDO es un blog colectivo coordinado por Arturo Larena, director de EFEverde

Esta tribuna puede reproducirse libremente citando a sus autores y a EFEverde.

Otras tribunas de Creadores de Opinión Verde (#CDO)

 

Este blog de «influencers verdes» ha sido finalista en los Premios Orange de Periodismo y Sostenibilidad 2023 en la categoría de «nuevos formatos».

La entrada Tolerancia cero para las cadenas de suministro que no trabajen en el camino de cero emisiones CO2. Por (*) Rosario Piazza se publicó primero en EFEverde.


Artículo de generico publicado en https://efeverde.com/olerancia-cero-para-las-cadenas-de-suministro-que-no-trabajen-en-el-camino-de-cero-emisiones-co2-la-falta-de-accion-del-proveedor-es-un-problema-real-para-las-empresas-por-rosario-piazza/