• 05/12/2022 13:21

Pensar de forma diferente la transición ecológica en los países emergentes. Por (*) Bertrand Piccard

Tiempo estimado de lectura: 2 minutos, 49 segundos

El inicio de la COP 27 estuvo marcado por los retrasos, ya que los delegados no lograron ponerse de acuerdo sobre si incluir en el orden del día la cuestión de las pérdidas y daños, referida a las consecuencias del cambio climático para los países más pobres, y cómo hacerlo. No quiero ser simplista, pero básicamente es la misma pregunta que nos hacemos todos los años de forma diferente. Y al final, ninguno de los participantes se va satisfecho.

Por supuesto, es lógico que esta COP, auspiciada por el gobierno egipcio y también llamada «COP africana», quiera poner estos temas en primer plano. El objetivo de la COP 21 de 100 mil millones de dólares al año nunca se cumplió, y las estimaciones para compensar las pérdidas y los daños son mucho más elevadas en la actualidad, pasando de 290 a 580 mil millones de dólares al año en 2030, y llegando a 1,7 mil millones en 2050.

Tenemos que encontrar una forma diferente de pensar y responder a la pregunta. Las palabras de la Primera Ministra de Barbados, Mia Mottley, suenan  bien el día de hoy: «Nuestra capacidad de acceso a los coches eléctricos, las baterías y los paneles fotovoltaicos está limitada por los países que tienen una presencia dominante y pueden producir por sí mismos. El Sur sigue estando a merced del Norte en estas cuestiones.

Para los dirigentes políticos de estos países, está claro que la transición ecológica está intrínsecamente ligada a necesidades básicas como el transporte, la electricidad, el agua potable, la alimentación y la vivienda.

Por eso, cuando pensamos en una «transición justa», no se trata sólo de permitir que la gente subsista mientras se asegura de que se aleja de las viejas formas sucias e ineficientes de hacer las cosas, sino también de utilizar la transición ecológica para desbloquear toda una nueva forma de vida. Sabemos que existe la tecnología para hacerlo. 

Sabemos que los países más pobres se empobrecen cada año al importar combustibles fósiles con divisas. Es imprescindible prever un salto tecnológico para la transición ecológica: pasar de una producción centralizada de energía inasequible con una distribución que no llega a la periferia, a una producción deslocalizada, fuente de desarrollo para la población, mediante las energías renovables que se han convertido en las fuentes más baratas hoy en día. Hay suficiente dinero disponible en el mundo para hacerlo, pero las inversiones dependerán de la estabilidad política de los países en cuestión.

Un término que también aparece en los debates es el de «transferencia» de los países ricos a los pobres. Tanto la transferencia financiera como la tecnológica. ¿Hay que centrarse en la financiación de empresas locales de nueva creación, o más bien en garantizar que las soluciones necesarias se adapten rápidamente en el resto del mundo?

Yo diría que «ambos». Uno de ellos creará sin duda propiedad intelectual local, y el segundo aportará tecnologías ya implementadas. Pero no debe haber una implantación a gran escala sin un desarrollo empresarial local. 

Sin embargo, hay muchos que abordan los problemas de las comunidades locales: un sistema de movilidad eléctrica de Namibia con recarga fotovoltaica para zonas remotas, un sistema solar para deshidratar frutas y verduras, para evitar el deterioro de las cosechas, o semillas recubiertas con moléculas que limitan la necesidad de agua y fertilizantes.

No es casualidad que el 17º objetivo de desarrollo sostenible sea la asociación. Debe convertirse en el pilar de una transición ecológica que, para tener éxito, debe ser justa y equilibrada entre las dos partes del planeta. Así es también como se juzgará el éxito de la COP27.

 

 

Piccard en la Exposición de Energía Limpia en Pekín. EFE/Wu Hong

(*)  Bertrand Piccard, el fundador de Solar Impulse

Uno de los primeros, ya en la década del 2000, en considerar la ecología a través del lente de la rentabilidad, Bertrand Piccard es considerado como un líder de opinión en los temas de innovación y sostenibilidad. Como Presidente de la Fundación Solar Impulse, promueve el crecimiento cualitativo demostrando el potencial económico de las tecnologías limpias. Denunciando lo absurdo de los sistemas contaminantes e ineficientes que aún hoy día se utilizan con demasiada frecuencia, aboga por la modernización del marco legal para facilitar el acceso al mercado de soluciones eficientes.  Su voz se escucha en las mayores instituciones, así como las Naciones Unidas, la Comisión Europea, el Foro Económico Mundial entre otros y su compromiso le ha valido varios nombramientos, como el de Campeón de la Tierra y el de Embajador de Buena Voluntad de las Naciones Unidas.

 

 

 

Creadores de Opinión Verde #CDO es un blog colectivo coordinado por Arturo Larena, director de Medio Ambiente y Ciencia en EFEnoticias y  EFEverde

Esta tribuna puede reproducirse libremente citando a sus autores y a EFEverde

Otras tribunas de Creadores de Opinión Verde (#CDO)

La entrada Pensar de forma diferente la transición ecológica en los países emergentes. Por (*) Bertrand Piccard se publicó primero en EFEverde.

Acerca del autor:
Tell us something about yourself.

Artículo de Redacción EFEverde publicado en https://efeverde.com/cop27-clima-pensar-de-forma-diferente-la-transicion-ecologica-en-los-paises-emergentes-bertrand-piccar/

Generated by Feedzy