• 04/02/2023 06:38

La polivalencia, la formación continua y el conocimiento tecnológico, claves para el abogado de empresa de 2023

Tiempo estimado de lectura: 1 minutos, 47 segundos

La compañía de ‘legal tech’ Bigle Legal identifica las necesidades de los profesionales del sector jurídico para dar un salto en eficiencia en las operaciones legales.

Desde Bigle Legal, compañía de Contract Lifecycle Management, explican que el abogado de empresa actual debe tener conocimientos multifacéticos, autoexigirse una formación continua y tener nociones de legal tech para una correcta gestión de las operaciones legales de su compañía. Dada la importancia crítica de las legal operations para el negocio, una gestión ineficiente de estas lleva a que las empresas a que puedan perder hasta un 9% de sus beneficios anuales según estudios como el de World Commerce and Contracting.

La compañía tecnológica destaca que la pérdida de eficiencia en la gestión de los documentos legales de las empresas hace que estos pierdan hasta un 40% de su valor. Esto se debe a que, si se generan ineficiencias en una operativa tan extendida y crítica para la organización como la de este tipo de documentos, los procesos se ven enlentecidos e interrumpidos, lo que lleva a lastrar la ejecución de iniciativas estratégicas para el negocio.

Como argumentan desde Bigle Legal, la primera clave para que los abogados tomen las riendas de las operaciones legales de su compañía reside en la multidisciplinariedad, una cualidad implícita en estas. Dado que, en mayor o menor medida, compras, comercial, recursos humanos, finanzas y el resto de departamentos de las compañías trabajan con documentos legales, todas estas áreas requieren servicios del departamento legal.

Por esa razón, y con el fin de facilitar la colaboración al máximo, exponen, el abogado del presente debe ser multidisciplinar, además de tener conocimientos básicos de gestión de equipos o coordinación de proyectos.

La segunda clave según Bigle Legal es que, dadas las múltiples facetas que tienen las operaciones legales, el abogado debe autoexigirse una formación continua, estar al tanto de las últimas tendencias en legal tech y conocer lo último en procesos y seguridad, para desempeñar un trabajo más eficiente y sin errores que puedan costar contingencias legales graves a la compañía. Un ejemplo es la implementación de sistemas de autoservicio legal para las áreas que requieran de ciertos servicios estándar como la redacción de documentos tipo, que descarga enormemente al área legal de tareas mecánicas y repetitivas, al tiempo que asegura que no existan errores en la preparación de documentos legales.

Tener una mirada fija en el panorama legal tech

El tercer pilar para Bigle Legal, necesario para que el abogado esté al día con las exigencias del presente, es que el abogado sea consciente de que se deben actualizar las operaciones legales per se. Conocer el panorama legal tech, evaluar las necesidades del equipo e implantar aquellas soluciones que mejor encajen con ellas es clave para mejorar los procesos.

Según la Encuesta sobre el Estado de las Operaciones Legales de 2021 de Deloitte, la oportunidad, la solución, reside en la tecnología: un 91% de los encuestados alude que se puede modernizar la forma en proveer los servicios jurídicos. Es hora de que los líderes tomen medidas para innovar en las operaciones legales, dado que un 76% de los entrevistados afirma que actualmente es necesario implantar una nueva tecnología en su área.