• 14/04/2024 02:39

«Con herramientas no-code como e! el jurista puede crear sus propios productos digitales, sin intermediarios»

Tiempo estimado de lectura: 6 minutos, 7 segundos

Cada vez más empresas legaltech del resto de Europa y de Latam se interesan por el mercado español de servicios legales. Una de ellas es la alemana Lexemo, que ha lanzado e!, herramienta no-code de automatización legal creada para profesionales del sector jurídico que te permite generar contratos, procesos de trabajo complejos y respuestas a solicitudes recurrentes de manera sencilla. En esta conversación (en español e inglés) con Pascal di Prima, CEO y cofundador de Lexemo, y Cristina Santolalla, su UX/UI Designer, y en la que nos acompañó nuestra crack en prácticas, María Romero, conocimos las claves de su proyecto.

¿Por qué consideráis a vuestra herramienta e! como una herramienta no code? A ver, muchas veces no code se convierte en una etiqueta más de marketing que de otra cosa, ¿no? Realmente, creemos que no code está muy vinculado a la usabilidad. Es decir, al uso de ciertas plataformas pensadas para usuarios que no tienen ningún conocimiento de programación, ¿no? Nos interesa mucho lo que nos digas, Cristina, porque en Lexemo eres experta en usabilidad, en legal design, etc.

Exactamente. Consideramos que e! es una herramienta no code porque está diseñada pensando en esos usuarios que precisamente no tienen conocimiento de código de tecnología. Al fin y al cabo, nuestro objetivo desde Lexemo con esta herramienta es democratizar el acceso a la automatización legal.cPor este motivo, e! cuenta con una interfaz visual e intuitiva que permite a los expertos del campo legal generar sus propias aplicaciones legales simplemente insertando y uniendo elementos en un lienzo. El diseño de la aplicación se ha realizado pensando en que el usuario pueda trabajar creando su aplicación de manera visual e intuitiva y tan solo haciendo clic en elementos como podrían ser: cuadros de texto, desplegables, sectores de fecha o elementos lógicos, entre otros. Con estos elementos, sin tener que escribir ni una sola línea de código, podrían crear su propia aplicación legal. Teniendo todo esto en cuenta, hemos creado una herramienta para que cualquier abogado o experto en el campo legal pueda crear herramientas digitales sin necesidad de tener un desarrollador trabajando al lado.

Cristina, vuestra solución, ¿está aterrizando mejor en despachos legales o en asesorías jurídicas de empresa?

Está diseñada para tener cabida tanto en despachos como en departamentos legales. La versatilidad de la aplicación permite que se adapte a las necesidades tanto de grandes empresas con procesos de trabajo repetitivos, por ejemplo, como en bufetes de cualquier tamaño. En el caso de grandes empresas con departamentos legales internos, se pueden automatizar muchos tipos de procesos, incluyendo aquellos que requieren aprobación o colaboración interna. Al final, tratamos de ayudar a proporcionar servicios jurídicos internos mejores, más rápidos y, sobre todo, de forma digital. En bufetes de abogados, la herramienta no sólo permite automatizar procesos, sino que también facilita la creación de herramientas de consulta personalizadas para los clientes. Los abogados en este caso podrían ofrecer lo que podemos llamar autoservicios jurídicos a sus clientes, que sería como un asesoramiento legal disponible 24/7.

Pascal, por lo que hemos estado viendo estos días, el software nos parece muy interesante y puede tener un uso adaptado tanto en departamentos jurídicos de compliance como en despachos. ¿Cómo nace Lexemo?

Creamos Lexemo hace algunos años. Estaba trabajando en una firma internacional en Frankfurt y un amigo, mi cofundador, estaba optando a trabajar en Google, pero afortunadamente para mí, o para nosotros, no fue seleccionado. Nos vimos y dijimos: vale, ahora puede que sea el momento perfecto para unir fuerzas (él es experto en IT y yo en derecho) y crear Lexemo. El caso es que siempre he sido una persona interesada en la tecnología pero no sé escribir códigos, y dijimos que teníamos que ayudar a los abogados con estas herramientas, porque tras algunos años en ese campo y comparado con otros campos como fintech, por ejemplo, seguíamos teniendo algunas mejoras que hacer en este campo con respecto a la tecnología. Esa fue la principal motivación que nos llevó a construir herramientas para problemas legales.

Aprovechamos la ocasión y te preguntamos: ¿Cómo es el estado de legaltech en Alemania? ¿Está asentado allí?

En Alemania está mejorando bastante en los últimos años. Sinceramente, cuando estaba en el despacho y hablaban sobre tecnología, decían que sí que la usaban, pero continuaban utilizando Microsoft Outlook y Microsoft Word, pero estas no son las herramientas de LegalTech de las que estamos hablando. Creo que lo que ahora está creciendo rápidamente es la aceptación del legaltech y todo el mundo lo sabe, especialmente IBM. Nosotros nos centramos en la parte de la IA de combinación de los grandes modelos de lenguaje y en el alcance que tiene en nuestros clientes digitalizados, ya que el 80% de las herramientas que utilizan están basadas en normas y no generados por IA.

Pascal, explícanos en modo elevator pitch qué es e!

El problema viene siempre cuando llega la parte de la innovación en el campo legal o la digitalización legal de los servicios. Por un lado, tienes al experto legal, el abogado, quien tiene todos los conocimientos y depende de cómo conviertas esos conocimientos en un producto legal. Eso es lo que todos queremos, porque el cliente espera que seamos más digitales ya que ofrecemos soluciones digitales. Pero esta transición, por lo general, necesita un desarrollador y un sofisticado departamento de informática, lo cual incrementa bastante los costes. Está claro que puedes ir a un informático y pedirle que tienes un caso y que te desarrolle  una aplicación, pero vas a tener que solicitar sus servicios constantemente cuando quieras cambiar algo. Con esta aplicación sin códigos (y no somos la única en el mercado) no tendrás que hacerlo. Creo que ahí es donde las herramientas sin códigos tienen la mayor ventaja, ya que el jurista podrá crear sus propios productos digitales, sin intermediarios. Esto que acabo de mencionar es una de las características troncales. Ahora, la combinación de procesos reglados (con los que puedes crear esquemas de decisión) junto con el poder de la IA para utilizar y beneficiarse de los grandes modelos de lenguaje, abre una gran ventana de posibilidades a los juristas.

Aterricemos esta definición tan interesante. ¿Podrías poner algún ejemplo de tareas o de cómo realmente ahorra tiempo a los despachos o departamentos legales?

Absolutamente. Cuando hablamos con nuevos clientes y se embarcan en ello es muy interesante. A veces, debido a que muchos abogados tienden a querer digitalizar todo, tengo que calmarles para que encuentren el proceso adecuado para la digitalización. Necesitas cierta cantidad de sucesos con el fin de hacer el esfuerzo para digitalizar una herramienta. Un buen ejemplo son los auto-servicios legales. Puedes proveer a tus clientes de una herramienta disponible 24/7 a través de cualquier tipo de contrato estandarizado donde la interacción del abogado generalmente es muy estándar y nada sofisticada. La parte chula es que en estas herramientas, cuando tú creas estos servicios legales, éstos son completamente novedosos, pero obviamente no siempre es tan fácil como un sí o no como respuesta cuando nos referimos a las leyes. Pero puedes identificar aquellos casos donde no es tan claro un sí o no y lo rediriges vía e-mail a un abogado que coja el teléfono y clarifique la pregunta más compleja. Lo que quiero decir es que no reemplazamos a los abogados, sino que les ponemos el trabajo más fácil y hacemos que sus negocios sean más expansibles. Esa es la parte de autoservicio.

Tengo un ejemplo donde una gran firma de abogados realizó un análisis de riesgos para su cliente y en Alemania hay un riesgo legal cuando se contrata a un autónomo, ya que tiene una variedad de efectos en los impuestos. Hay algún caso en el que el criterio debe darse para ser autónomo con el fin de obtener beneficios de los impuestos. Ellos desarrollaron un cuestionario que tenía que ser contestado por el cliente autónomo contratado con un sistema de puntuación, el cual se iba añadiendo a una base de datos, y en función de dicha puntuación el riesgo podía ser bajo, medio o alto (impositivamente hablando) para contratar autónomos.

Y con el fin de hacerlo más visual para nuestra comunidad ¿podría enseñarnos una demo de ello?

Encantado. Vamos a ello. Tiene una nota donde el usuario en el interfaz sube un archivo, y después la IA genera una nota donde elegimos un tema con el fin de recabar información del PDF. Lo que seleccionamos aquí es el nombre del trabajo en un contrato y la última parte es mostrar en la interfaz la variable generada por la IA, así que ahí está todo lo que necesitas. Tres notas creadas en dos minutos cuando lo ves en la  interfaz aparece esto. Con el fin de enseñar la demo, tengo este contrato laboral en Alemán de un hombre llamado Obi Wan Kenobi que trabaja para Lexemo. Voy a cargar este contrato en la herramienta y clicar en el botón de “obtener información” para que todo se procese y aquí está la información que estábamos buscando antes. Este es un ejemplo muy potente sobre cómo de fácil es hacer uso del poder del modelo de lenguaje en un ambiente muy simple sin códigos. Y puedes hacer un montón de combinaciones complejas con condiciones lógicas. Al final se basa en la “fantasía del abogado” para implementar casos. Y esta ha sido la demo más rápida que he hecho en mi vida.

Está claro que es muy útil y pienso que a los estudiantes también les podría ser de utilidad.

Desde luego, está bien que lo menciones. Cooperamos con una universidad en Frankfurt en la que los estudiantes en su Master de LegalTech tienen que crear una aplicación a través de Lexemo. Fue muy interesante porque propusieron el árbol de decisión para ver si una herramienta digital se incluía en el acta de IA de la UE. Y era muy interesante ver cómo los estudiantes lo utilizaban para crear un producto válido.

Cristina, habéis puesto el foco en el mercado español. ¿Qué visión tenéis de nuestro ecosistema legal?

Estamos muy interesados en entrar en el mercado español, la verdad. Vemos que hay una creciente demanda y oportunidad en el sector legal en España. Además, creemos que e! es una herramienta muy versátil e innovadora y que se ajusta muy bien a esta corriente de innovación tecnológica que se vive en España actualmente. Queremos hacer llegar la herramienta precisamente por eso, porque ofrece una gran flexibilidad para adaptarse a diferentes marcos legales y regulaciones, por lo que creemos que es perfecta para integrarse sin problema en el contexto legal en España.

Oye, ¿os veremos dentro de poco por aquí por España, quizás en algún evento en IFEMA, tal vez en el Spain Legal Expo?

Sí, efectivamente, nos veremos el 22 y 23 de noviembre en IFEMA en Spain Legal Expo, con muchas ganas de asistir y tener una experiencia magnífica allí con vosotros.